domingo, 30 de enero de 2011

Editorial Vasco Americana

Las ilustraciones infantiles son muchas veces las primeras imágenes por las que una persona llega en su madurez al aprecio y valoración del arte. Admiten muchos formatos y aplicaciones. Muchos de ellos no son necesariamente costosos de adquirir. Mientras ahora asistimos a la proliferación de librerías de temática infantil los niños de antes solían proveerse de sus primeros cuentos en los kioskos de prensa.
En los años 60 y 70 en muchos de esos kioskos se podían conseguir cuentos ilustrados editados en tapa blanda por la Editorial Vasco Americana (EVA), radicada en Bilbao. Las ilustraciones no solían consignar al pie la firma de
l ilustrador, por eso vamos a agrupar en principio a esos autores no identificados bajo su editorial. En algunos casos ni siquiera aparecía el listado de la serie o colección bajo la que se publicaba.
Es el caso de El Osito Cazador (1975). En su contraportada, al pie, figura "Animalitos Traviesos" que podría ser una indicación de la serie a la que pertenecía. De entre las siete ilustraciones que contiene se destababa una gama común fría de pardos, verdes y grises, probablemente de originales en acuarela.

Con una excepción en la página 6 donde se incluye una grisalla o bicromía de rojos y grises que hace más evidente las líneas de grafito del original.



EVA disponía de la Colección
Minieva, del tamaño de la plama de una mano, de la que al menos se publicaron cuarenta números con títulos sencillos (La escuela Kirikí, El chanchito listo, Un bromista castigado, etc.) que desarrollaban una historia moralizante, al estilo de las fábulas clásicas.

Es el caso de El Gran Comba
te (1974), la historia de un león propenso al abuso con el resto de animales de la región.
Las ilustraciones son muy homogéneas, reproducidas de originales en acuarelas con lápices de colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario